Semana Santa, Epílogo
Semana Santa, Epílogo
Epílogo Y después de todos estos acontecimientos, queda todavía otra liturgia callada, escondida pero real y anónima, hecha como siempre por cientos de manos de mujeres. Las capas, túnicas y caperuces, con los que se visten los zamoranos, las hermandades penitentes y cofradías, regresan a sus baúles. Muchas de ellas han servido y continúan sirviendo de sudarios funerarios para muchos de ellos durante años. La Semana Santa llega a su fin con este rito repetido en tantas casas. Las manos de las mujeres colocan sencilla y delicadamente las ropas de las cofradías en los arcones. Escondido, casi desconocido pero verdadero misterio que se repite en cientos de hogares y es el epílogo en el día de la Resurrección. Los faroles, las varas y las cruces permanecerán silenciosa y evocativamente en un rincón de la casa hasta el año que viene. Y callarán las campanas de Barandales cuya presencia define por sí sola esta Semana Santa. Campanas que suenan a tristeza y sufrimiento, acompañan por las calles la silueta de un Cristo que sufre y muere. Y luego el futuro aparece al horizonte, los niños ocupan sus lugares favoritos y una nueva generación entre las cofradías. Los niños, como siempre, en las filas con sus deberes bien hechos: amar a Dios y a su tierra todo el tiempo, según el Evangelio de Zamora. Ficha Técnica: Cámara y grabación de imagen: Vicente Calvo Coria Autor del texto: Luis Felipe Delgado de Castro Voz en Inglés: Keith Bradford. Músicas de “introducción”, “ interludios” y “epílogo”: Piano: Elisa Rapado Jambrina Violonchelo: Jaime Calvo-Morillo Sonido: los originales de cada procesión recogidos en la calle. Depósito legal: ZA-31/2004
contenidos © Vicente Calvo Coriacreado en Bluekea